Definición de un contrato de seguro

Un contrato de seguro es un documento que contiene el acuerdo entre una aseguradora y un cliente.

Con el contrato, la compañía de seguros, a cambio del pago de una prima por parte del cliente, se compromete a asegurar la cobertura de los riesgos previstos en este contrato, así como a indemnizar al cliente por los daños y perjuicios, dentro del plazo.

Por tanto, un contrato de seguro no es más que un contrato que incluye el acuerdo celebrado entre una aseguradora y un cliente potencial.

Dado que el cliente necesita un seguro para cubrir cualquier riesgo y la aseguradora ofrece lo que necesita, el contrato se formaliza mediante el contrato de seguro.

En este contrato de seguro, además de los datos personales del cliente o empresa y los datos fiscales de la aseguradora, los datos del contrato, la cobertura ofrecida por la aseguradora, el precio y las condiciones de pago de la prima que el cliente debe cumplir para que el seguro esté vigente

También son necesarios otros datos de interés, como la indemnización si se produce el riesgo y, por tanto, existen consecuencias en cuanto a daños y perjuicios para el asegurado.

En definitiva, el contrato de seguro no es más que un documento que incluye el contrato firmado entre la aseguradora y el cliente.

Con este contrato, el asegurador se compromete a garantizar la cobertura de los riesgos asegurados por el asegurado, mientras que este último se compromete, para obtener dicha cobertura, a hacer frente al pago de una prima periódica.

Índice de contenidos
También leer:  Los seguros de auto por kilómetros

Características del contrato de seguro

Veamos las principales características para terminar de entender este concepto:

  • El documento contiene los datos de contacto de la aseguradora y el titular de la póliza.
  • Asimismo, también incluye la cobertura que ofrece el asegurador, la prima que debe pagar el asegurado, así como la indemnización correspondiente por cualquier daño que se produzca.
  • Por tanto, el contrato de seguro incluye las obligaciones y derechos que ambas partes tienen después de la celebración del contrato.
  • El acuerdo se formaliza a través del contrato de seguro y se emite la póliza.
  • Es un documento emitido por la compañía de seguros. Esto, luego de llegar a un acuerdo con un cliente.

Elementos principales del contrato de seguro

Para que se pueda formalizar un contrato de seguro, debes saber que deben estar presentes los siguientes elementos:

Entidad aseguradora: es la empresa que proporciona la cobertura y, por tanto, se compromete a reparar el daño en caso de siniestro. Por lo tanto, la aseguradora cobra las primas a sus asegurados.

La persona que toma el seguro: es la persona que contrata el seguro y luego firma el contrato. Este último asume los derechos y obligaciones que ello conlleva, comprometiéndose al pago de la prima.

Asegurado: es la persona, propiedad o, en general, objeto del seguro. Eso es lo que queremos garantizar. El desastre cae sobre él.

Beneficiario: es la persona que recibe la indemnización del asegurador y, en consecuencia, la indemnización por el daño. El beneficiario puede ser el asegurado o un tercero.

También leer:  ¿Cómo cuidar tu auto? Los mejores seguros de coches

Diferencia entre contrato y póliza de seguro

Veamos cuál es la diferencia entre un contrato y una póliza.

Entonces, como hemos dicho, un contrato de seguro es un documento que incluye el acuerdo entre una aseguradora y un cliente.

Este documento debe ser firmado por el tomador del seguro, por el asegurado si es diferente del asegurado y por el asegurador. Asimismo, es el documento con el que se establece la relación entre las dos partes.

La póliza, en cambio, es el documento con el que se formalizan los contratos de seguro. En este sentido, es un documento que se genera cuando se suscribe un contrato entre el asegurador y el asegurado, firmando el contrato de seguro.

Por tanto, el contrato de seguro, una vez celebrado, establece la relación y los detalles de esa relación entre el cliente y la aseguradora.

Asimismo, una vez concluido este contrato, se emite la póliza, la cual constituye un documento que recoge, en resumen y registro, el acuerdo celebrado entre las dos partes, así como los derechos y obligaciones que, para las dos partes, enumeran en el contrato de seguro.

La ley de contratos de seguros

Finalmente, conviene recordar que la ley que rige los contratos de seguro es la ley del contrato de seguro.

Esta ley establece todo lo referente a los derechos y obligaciones de los elementos que integran el seguro, mientras que fija los límites de todo aquello que, anteriormente, no se discutía entre la institución y el asegurado.

Cabe señalar que esta ley varía según el país al que nos refiramos.

También leer:  7 Recomendaciones a la hora de solicitar una póliza de seguro

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Definición de un contrato de seguro puedes visitar la categoría Seguros.

Tal vez te interese...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *